La República Dominicana: un teleférico acerca al cielo; un tren lleva al progreso

21 enero, 2018

Por Eddy Montilla.

En algunos países desarrollados, como en Estados Unidos, por ejemplo, se ha vuelto ya algo consuetudinario que el presidente realice acciones de gran trascendencia poco antes de terminar su mandato con el objetivo de dejar su nombre escrito en la historia. Así, Barack Obama restableció relaciones diplomáticas con Cuba en el año 2015 y se convirtió en el 2016 en el primer presidente norteamericano en visitar esa isla en casi cien años. En Latinoamérica, en cambio, las obras de un presidente no se hacen al final, sino cuando empiezan a soplar vientos cálidos que anuncian elecciones y además, no son para perpetuar su nombre, sino para preparar su reelección presidencial.

En ese país, casi todo el que tiene más de 40 años recuerda el famoso eslogan “Eso lo hizo Balaguer” o “E´ pa´lante que vamo”, eslóganes de campaña que resaltaban las obras de Joaquín Balaguer y de Leonel Fernández y que sirvieron como plataforma a la reelección a ambos políticos en sus respectivos momentos.
Hoy, que el presidente Danilo Medina trae su teleférico en Santo Domingo como medio de transporte, demos a su gobierno el beneficio de la buena fe y también de la duda al pensar que dicha obra va exclusivamente orientada a descongestionar el tráfico en la capital. Aun así, ¿con qué nos quedamos? Con poca fe y con muchas dudas.

Observen que el uso de funiculares o teleféricos en otros países responde a contextos muy diferentes de los de la República Dominicana. Bolivia y Colombia usan funiculares como medio de transporte porque las condiciones montañosas de sus ciudades hacen de estos un medio viable y práctico, pues son lugares donde hasta los autobuses tienen difícil acceso y hablar de trenes resulta casi imposible. En cuanto a los funiculares de Montmartre en Francia y de Lisboa en Portugal, estos son en realidad formas de transporte puramente turísticas.

Como siempre aparece alguien obsesionado con entender todo lo contrario de lo que se quiere decir, clarificamos la idea: no estamos en desacuerdo con la construcción del teleférico, sino que no es lo prioritario ni lo más beneficioso para el país en estos momentos. El desarrollo de la República Dominicana no depende de su capital, sino de las otras zonas del país porque es una tierra agrícola y turística. Con un nivel de educación tan miserable como el que tiene la mayoría de nuestra gente, querer hacer del país “un pequeño Nueva York” es querer construir castillos en el aire. Eso fue algo fruto de una mente soñadora y pintor de sueños, otrora ex presidente del país.

La República Dominicana necesita desarrollar San Cristóbal, San Juan y provincias aledañas. La República Dominicana necesita desarrollar Santiago, la Vega, Samaná, la Romana y áreas circundantes. La República Dominicana necesita, por tanto, trenes. Sí, oigan bien, trenes de pasajeros que conecten el interior con Santo Domingo para que la gente no sufra los abusos constantes del aumento de pasajes en forma caprichosa por parte de los dueños de autobuses, problema que lleva ya más de medio siglo sin resolverse; trenes de carga para que los agricultores puedan llevar sus productos rápidamente de un lugar a otro a un costo más justo en vez de ver sus ganancias reducidas a casi nada por los altos costos de flete.

España es un país lleno de todo tipo de trenes: de cercanía, larga distancia, de alta velocidad (AVE) y de carga. En Europa se puede ir de un país a otro fácilmente en tren y lo mismo en Japón, en Corea del Sur y otros países asiáticos. China y Estados Unidos son los dos países que tienen las redes de vía rápida (incluyendo autopistas y autovías) más largas del mundo. No es coincidencia, pues, que sean las primeras potencias económicas. Mejorando las redes de transporte y de comunicación entre las ciudades, campos y la capital es como se crean las bases del desarrollo, pues se le dice adiós al aislamiento.

Desafortunadamente, el país tiene una cultura centenaria de dejarse arrastrar por falsos espejismos y de gobernantes rodeados de expertos y asesores cuyo mérito es estar siempre tocando los bordes sin llegar al centro. Ojalá que más tarde que temprano, bajemos del teleférico de los sueños para subirnos al tren del desarrollo.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Foto: cortesía de Michael Gaylard bajo los criterios de Creative Commons (FLICKR 19-11-2017).

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.

Anuncios

Dime la respuesta: ¿cuándo uno sabe que una nueva crisis económica está viniendo?

7 enero, 2018

Por Eddy Montilla.

Cuando la bolsa de valores se mantiene subiendo y subiendo, las personas que ordinariamente no tienen dinero para gastar están comprando como locos y mucha gente empieza a decir: “¡Este va a ser un buen año!”.

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


A reír: La abuela fontanera

6 enero, 2018

Por Eddy Montilla.

“¿Qué rayos estás haciendo ahí, hombre?” Preguntó la abuela a una persona que estaba orinando en su jardín.

“Yo no soy un hombre”. Dijo, riéndose de ella. “Soy un edificio con una tubería rota”.

La abuela, sin decir una palabra, corrió al interior de su casa y salió luego con gafas protectoras en los ojos, una sierra eléctrica y un enorme martillo en la mano.

“¿Y quién es usted, abuela?”

“Yo no soy abuela. Soy una fontanera que vino a cortar esa tubería vieja.

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Frase del día: La adicción

5 enero, 2018

Por Eddy Montilla.

La adicción son momentos efímeros de libertad que causan esclavitudes eternas.

Copyright 2017 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Curiosidades: ¿por qué la base del bateador (el plato) tiene forma de pentágono en béisbol?

3 enero, 2018

Por Eddy Montilla.

No es difícil imaginar que en los inicios del béisbol se usara como base del bateador (plato) cualquier cosa que apareciera. Fue con la búsqueda de la perfección de las reglas del juego, materiales y equipos utilizados que para fines del siglo XIX (1899) el plato pasó a tener forma cuadrada. Muy poco tiempo después, para el año 1900, Robert M. Keating, un ex lanzador de las grandes ligas e inventor norteamericano inventó la base de bateador de goma en forma pentagonal que, gracias a sus dos partes entrantes en dirección al receptor (catcher), el lanzador puede ver mejor la zona de strike y el árbitro puede decidir mejor entre bola o strike, lo cual explica por qué todavía es usado hasta el día de hoy.

Copyright hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.

Foto: cortesía de ttarasiuk bajo los criterios de Creative Commons (FLICKR).


Curiosidades: ¿por qué se tapona la nariz cuando tenemos gripe y por qué solamente un orificio nasal?

2 enero, 2018

Por Eddy Montilla.

Cuando llega la temporada de gripe, sobre todo en otoño e invierno, es cuando la gente tiene que soportar más algo que es realmente molestoso: una nariz tapada. La pregunta ahora es… ¿por qué sucede eso? Antiguamente se creía que era el resultado de mucho moco dentro de la nariz. Hoy se sabe que es un problema consecuencia de la inflamación de las membranas mucosas y, en un mucho menor grado, debido a que los mocos obstruyen el paso del aire.

En cuanto a la segunda pregunta, para entender fácilmente la respuesta, basta con ver que en una compañía que trabaja las 24 horas, los trabajadores se alternan para poder descansar. De lo contrario, explotarían como un globo. Todos hemos tenido la amarga experiencia de una noche sin poder dormir debido a la nariz tapada. Si es fuerte para nosotros, lo es más para la nariz que tiene que buscar el aire para nuestro cuerpo. Entonces, para descansar, las vías respiratorias usan un fenómeno llamado ciclo nasal que le permite al cuerpo alternarse en cuanto al congestionamiento y descongestionamiento de la nariz durante el resfriado. Así, la mayor parte del aire entra y sale por un oricio nasal solamente y solo una pequeña parte por el otro, rotando su periodo de trabajo y, por tanto, batallando mejor contra la gripe.

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


No lo dejes entrar, Sarah, no lo dejes (última parte)

1 enero, 2018

Por Eddy Montilla.


(Tomado del libro Historias reales que parecen cuentos)

Robert subió a su habitación y encontró la gaveta de su escritorio abierta sin la única cosa que siempre estaba adentro: una pistola. Bajó rápidamente las escaleras saltando los peldaños de dos en dos y se quedó parado a solo unos metros del dintel de la puerta frontal sin poder moverse luego de ver marcas de lodo sobre las piedras blancas del jardín que se resistían a ser borradas por la lluvia y que apuntaban hacia la casa de Ramón. Su corazón gritó su nombre: “¡Sarah!”, mas no sus labios.

“Si Sarah lo mató, debió haber estado aquí esperando por mí y si no está aquí es porque o los dos están muertos o solamente uno: ¡Sarah!”.

Robert entró en la casa nuevamente, se dirigió a la cocina y tomó el cuchillo más grande que encontró. Luego, fue caminando despacio hacia la casa de Ramón pisando el césped y atravesando su propio jardín. El sonido de la lluvia enmudecía el de sus pasos. La puerta trasera estaba abierta. Robert se quitó las botas en frente de esta y entró sigilosamente en la humilde casa, cuchillo en mano, pasando por la cocina hasta llegar a la habitación de Ramón desde donde se oían gritos cortos de su mujer. Robert apretó fuerte el cuchillo, luego abrió impetuosamente la puerta y vio a Ramón llevando… llevando sobre su cabeza la ropa interior negra de su mujer en vez de su clásico sombrero de fieltro. Robert soltó el cuchillo para luego quedarse petrificado e incrédulo ante lo único cierto. Ramón se cubrió frente a Robert lo que no se cubrió frente a Sarah el primer día. Después, como si fuera una reproducción mal elaborada del Génesis de Adán y Eva, Ramón le dijo a Roberto:

“Yo no la llamé. Ella fue que vino”.

Y Sarah, por su parte, le dijo:

“Él se me metió en la cabeza, Robert, se me metió en la cabeza”.

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.