Hablemos de cine: La muerte de Stalin (2018) puede matarte, pero de la risa

12 diciembre, 2018

Por Eddy Montilla.

Calificación: 7.4/10

Director: Armando Iannucci

Guión: Fabien Nury, Armando Iannucci, David Schneider, Ian Martin, Thierry Robin

Título original: The Death of Stalin (2018) (inglés)

Género: comedia, drama

MPAA: R (Menores de 17 años deben ir acompañados de sus padres o algún tutor. Contiene material para adulto.)

Reparto principal: Adrian McLoughlin (como Josef Stalin), Steve Buscemi (como Nikita Khrushchev), Simon Russell Beale (como Lavrentiy Beria), Jeffrey Tambor (como Georgy Malenkov), Paddy Considine (como Comrade Andryev)…

Duración: 107 minutos

Hoy, cuando muchas comedias quieren hacer al público a base del lenguaje extremadamente insultante y las tonterías grotescas, La muerte de Stalin (2018) viene para hacernos recordar la belleza del humor fino, de los diferentes matices que componen una buena comedia y, sobre todo, para hacernos pasar un buen momento de risa. A las personas mayores o a los jóvenes muy entendidos en el buen cine, este filme sin duda les hará pensar en La quimera de oro (1925), El gran dictador (1940), La señora Doubtfire (1993) o las geniales comedias Hannie Hall (1977) y Manhattan (1979) de Woody Allen porque en La muerte de Stalin (2018), como en las películas mencionadas anteriormente, el humor viene principalmente de las cosas sutiles: un gesto, una expresión facial o una frase, simples en apariencia, pero llenas de gran ingenio que llevan al espectador a la gran diversión.

La muerte de Stalin (2018) relata satíricamente los últimos días del dictador ruso en la Unión Soviética y la posterior lucha por el poder que surgió entre sus colaboradores más íntimos. Hay que darle crédito al director Armando Iannucci por crear una película simple, pero llena de detalles cómicos. Mire bien, por ejemplo, los gestos del grupo cercano al dictador al saber de la existencia de la famosa “lista de Stalin” en la que aparecen los nombres de los próximos que serían fusilados, observe las “vueltas” que daban ellos con el féretro del dictador o la salida de los coches y si usted no se ríe con esas escenas, usted no es humano.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.

Anuncios

A reír: ingeniosa escapada

4 diciembre, 2018

Por Eddy Montilla.

Nota aclaratoria: el siguiente chiste es una historia ficticia creada por el autor con el único objetivo de traer sana diversión al lector y no tiene, por tanto, la más mínima intención de burlarse de las personas con problemas mentales tampoco.

“Frank, despierta, que todo el mundo está durmiendo y el doctor dejó las llaves del coche encima de la mesa. Esta es nuestra oportunidad para escapar del manicomio”, le dice un loco a su amigo.

“Pero ellos van a despertarse por el motor”.

“No te preocupes por eso. ¡Ya yo se lo quité y ahora hace ruido!”

Copyright 2018 hablemos1poco.com. Todos los derechos están reservados.


Frase del día: rendirse

23 noviembre, 2018

Por Eddy Montilla.

Para rendirte solo necesitas un segundo. El problema está en que la lamentación que viene después de la rendición es un sentimiento triste con el que tendrás que vivir casi toda tu vida.

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


“Científicos geniales modernos” y la procrastinación

17 noviembre, 2018

Por Eddy Montilla.

Los aportes de los científicos al desarrollo social y tecnológico no albergan ningún tipo de duda. Pero también está claro que estos pseudocientíficos modernos nos están haciendo la vida imposible con sus “descubrimientos”, sobre todo ahora, cuando ya no se hace gran escrutinio de algo antes de ser publicado, sino que primero se publica y después de investiga. Esto, especialmente en materia periodística y científica es deprimente y deplorable.

Según un estudio publicado en una revista de ciencia psicológica, la procrastinación, es decir, la tendencia a dejar para después lo que tenemos que hacer, tiene su origen en el cerebro. Según ellos, las causas de esa conducta podrían estar muy relacionadas con las “amígdalas”, pues después de estudiar la friolera cantidad de 264 personas (léase en forma irónica) concluyeron que aquellos que tenían las amígdalas más grandes tendían a postergar más las cosas. Lo que se publicaba antes en una revista científica eran estudios de largo tiempo de trabajo y considerados casi irrefutables. Hoy, como si fueran científicos pagados para llegar a la conclusión en forma deliberada, se investiga de prisa y se publica con la misma prisa. Para citar un ejemplo, busque usted mismo en Internet los numerosos estudios sobre los posibles efectos positivos del vino y notará cómo cambian las opiniones de los que realizan los experimentos a un ritmo tan rápido como lo hacen de color los camaleones. Al final, uno no sabe a quién creerle.

No somos científicos ni tampoco escribimos para refutar teorías ni publicaciones, pero sí creemos que a una determinada forma de conducta se le puede encontrar una razón más convincente a través de un estudio sociológico y psicológico que a través de un estudio anatómico. En mi opinión, la tendencia a dejar todo para después tiene su origen en algo más evidente que las amígdalas y su posible vinculación con la motivación. La procrastinación está realmente ligada a la necesidad, sobre todo, cuando es urgente.

Las personas postergan las cosas por la falta de una necesidad apremiante que fuerce a ellas a tener que actuar y hacerlas. Ese tontito mimado que está en la casa sin empleo posterga la búsqueda de trabajo más y más porque tiene la seguridad de que siempre encontrará la comida puesta en la mesa por parte de sus padres. Quítele a él la protección de sus padres, la casa y todo y usted verá como no al siguiente día, sino en ese mismo instante, su procrastinación se vuelve castración y empieza su acción de buscar empleo inmediatamente. Las hormigas no son trabajadoras feroces porque les gusta trabajar, sino porque tienen que buscar y almacenar alimentos en verano y otoño, o de lo contrario, no sobrevivirán al invierno. ¿Qué el problema de la procrastinación se debe a las amígdalas? No señor, esa idea no es para mí.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.

Foto: cortesía de Joi Ito bajo los criterios de Creative Commons (Flickr, 17-11-2018).


LA ARGENTINA: ¿por qué las crisis económicas son cíclicas y frecuentes en ese país?

6 noviembre, 2018

Por Eddy Montilla.

Para que ustedes tengan una idea de cómo están las cosas en la Argentina en términos de inflación, una chica que trabaja en una panadería en pleno Buenos Aires ha colocado una pizarra blanca o videla junto a cada producto porque resulta más barato solo tener que borrar el número del precio para escribir otro nuevo y más alto cada semana. Estamos hablando de una inflación galopante apenas superada por países como Sudán del Sur o el país experto en esa área, Venezuela. Ahora que, metafóricamente hablando, el presidente argentino Mauricio Macri tiene la soga alrededor del cuello con esa “nueva crisis”, sus opositores y parte del pueblo que la sufre están esperando o deseando que tire de ella lo más pronto posible para que llegue un nuevo presidente con la esperanza de que saque a todos del marasmo económico en el que se encuentra ese país suramericano.

La Argentina ha pasado por tantas crisis económicas que a veces parecería mejor hablar de una crisis continuada con algún que otro tiempo de respiro. Estamos hablando de problemas financieros agudos a finales de los 80, la década de los 90, el famoso “corralito” (restricción en cuanto al uso libre del dinero depositado por los ahorrantes) entre el 2001 y el 2002 y la crisis actual. Basado en esa breve reseña de las crisis económicas argentinas, más que buscar solución a la crisis que enfrenta el país ahora, y que probablemente se repetirá años después, parecería mejor tratar de buscar el origen de por qué suceden tan frecuentemente y así poder terminar con este mal de una vez y por todas. Las razones, a nuestro juicio, apuntan en tres direcciones: carencia de identidad monetaria, carencia de un modelo económico sostenible y endeudamiento.

En la Argentina se convive con el peso argentino y con el dólar, este último usado sobre todo en el área inmobiliario o como refugio de la gente cuando hay crisis, convirtiendo sus ahorros de pesos en dólares aunque con ello se agudice la crisis. Buscar la coexistencia de estas dos monedas dentro del mismo país ha sido como rezar un padrenuestro y luego irse a acostar con la mujer del vecino, es decir, tratar de convivir con Dios y con el diablo a la vez, pues la realidad del dólar y de su valor no se ajusta a la realidad económica del país. Olvídense del dólar, aprendan a aferrarse a su moneda y eviten su debilidad.

En cuanto al modelo económico, observen que lo exportado por la Argentina es grande en términos de volumen, pero todavía no ha llegado a un nivel de desarrollo óptimo por falta de aplicación tecnológica. Los productos hechos a mano o a máquina de origen agropecuario y los productos primarios constituyen más del 50 % de lo exportado por ese país. Estamos hablando de un modelo simple de exportación sujeto a “los caprichos” del mercado.

Ya metido en la crisis, la Argentina toma un nuevo préstamo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), 50 000 millones de dólares. Eso es como la misma mala película que se presenta siempre los viernes por la noche: ya no la queremos ver. Préstamos con el FMI significan camisa de fuerza a la hora de tomar acciones, esclavitud económica y pobreza porque los salarios no crecen a la misma velocidad que los precios y, sobre todo, porque esa institución no presta dinero para perder.

La Argentina tiene gran potencial para el desarrollo y también un 32 % de pobres, dos líneas paralelas. Si mejora su modelo de exportación, fortalece su moneda diciéndoles adiós al señor dólar, aprende a manejarse con su propio dinero sin caer en deudas que no puede pagar sin grandes sacrificios y mantiene la inflación a raya, ese país podría estar entre los más fuertes del mundo a nivel económico. El camino ya lo saben. Es, pues, asunto de determinación para andar por este.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.

Foto: cortesía de Juanedc bajo los criterios de Creative Commons (Flickr, 6-11-2018).


Frase del día: el final

30 septiembre, 2018

Por Eddy Montilla.

Nunca estés triste porque llegó el final. Al final de cuentas, el final no existe, nunca ha existido: es simplemente el último eslabón de un nuevo principio.

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


A reír: el borracho poeta

30 septiembre, 2018

Por Eddy Montilla.

BORRACHO

Un hombre está golpeando a la puerta. Cuando la puerta se abre, el hombre dice: “Mi esposa querida. Estoy poético esta noche. Ven a mis brazos ahora y dame un beso con derroche”.

“Señor Gutiérrez, yo pienso que usted está más borracho que una cuba. Primero, usted no vive en esta casa, sino a tres cuadras de aquí. Segundo, su esposa tiene 28 años y yo tengo 69”.

“¡Vodka, vodka!,” dice el señor Gutiérrez, “¡qué diablos has hecho! ¡Confundir la pata de la gallina con el pecho!”.

Copyright 2018 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.