Hablemos de cine: Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge (2016) peleó y ganó su propia guerra para ser única en su género

22 julio, 2017

Por Eddy Montilla.

Calificación: 8.3/10

Director: Mel Gibson.

Guión: Andrew Knight y Robert Schenkkan.

Título original: Hacksaw Ridge (2016) (inglés)

Género: guerra.

MPAA R (Menores de 17 años requieren el acompañamiento de sus padres o de un tutor adulto. La película contiene material exclusivo para adultos. Se recomienda a los padres investigar sobre la película primero).

Reparto principal: Andrew Garfield (como Desmond T. Doss), Hugo Weaving (como Tom Doss), Vince Vaughn (como Sergeant Howell), Sam Worthington (como Captain Glover), Matthew Nable (como el teniente Cooney)…

Duración: 139 minutos.

La mayoría de las películas de guerra que aparecen cada año son como los rollos de papel higiénico: importantes, pero de dudoso valor. Entre las honradas excepciones de filmes de guerra realmente buenos que vienen a mi mente en estos momentos, les puedo citar Sin novedad en el frente (1930), El puente sobre el río Kwai (1957), La lista de Schindler (1993), Salvar al soldado Ryan (1998) y Cartas desde Iwo Jima (2006). Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge 2016) está peleando y ganando su propia guerra para formar parte de esta gran lista gracias a la maestría con que su director, Mel Gibson, trató dos enfoques sobre la guerra que habían sido muy poco explotados.

Primero: en la somnífera era de héroes omnipotentes, machos cabríos y protagonistas de películas con una inagotable capacidad fortaleza física, el héroe en este caso es presentado en el polo opuesto. Desmond Doss (Andrew Garfield) es un objetor de consciencia, es decir, una persona que se rehúsa a hacer el servicio militar dirigido a la contienda bélica por razones morales y religiosas. Su débil complexión (comparada con la de otros compañeros) y su tajante decisión de servir en la guerra sin usar rifle, disparar ni matar al enemigo lo convierten en el perfecto blanco para ser el primer muerto en la guerra. Doss, prueba a lo largo del filme ser el más valiente de su unidad al pasar toda la noche salvando la vida de combatientes norteamericanos y hasta la de algunos soldados japoneses gracias una increíble determinación y fuerza de voluntad producto de su fe. Su casi marca registrada: “Dame uno más, Señor, uno más”. “Uno más, “uno más” durante el momento más crítico de la película hace estremecer hasta aquellos que se ufanan de tener un corazón impertérrito.

Segundo: muchos directores han puesto al desnudo los sentimientos de los soldados en el campo de batalla y han mostrado cómo usan sus convicciones religiosas como fuente de fuerzas para paradójicamente “matar al enemigo”. También hay muchas películas con pacifistas que buscan soluciones al conflicto bélico desde la comodidad de una oficina y lejos del campo de batalla. Pero en Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge (2016), usted se encontrará con algo completamente diferente: verá a Doss, un hombre cuya integridad lo ata a la idea de tener que servir a su patria en la Primera Guerra Mundial en Okinawa, pero cuya fe religiosa lo obliga al mismo tiempo a no violar el principio o mandamiento de no matar. Desmond Doss tiene que buscar la forma de que ambas situaciones coexistan armónicamente y todo eso, no dentro de una iglesia, sino entre balas y lanzallamas.

Salvo las excesivas e innecesarias escenas sangrientas, demasiado fuertes para un espectador aprensivo, y las últimas tomas donde aparece Doss descendiendo de la cresta como un simple mortal herido y luego aparece en la siguiente toma ascendiendo al cielo como un ángel, hay que quitarse el sombrero en señal de respeto para Mel Gibson por su obra de arte. En cuanto a Andrew Garfield (Desmond Doss), su actuación es tan buena que hasta los adjetivos clásicos que se usan para elogiar en ocasiones como estas quedan cortos. Sin duda, una gran película llena de emociones que le hará mantener la boca abierta por casi dos horas.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2017 mundoyopinion.info. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: Luz de Luna (Moonlight 2016) brilla tanto como el Sol

9 abril, 2017

Por Eddy Montilla.

Calificación: 8.4/10

Dirección: Barry Jenkins (III).

Guión: Barry Jenkins (III) y Tarell Alvin McCraney.

Título original: Moonlight (2016) (inglés).

Género: drama.

Clasificación MPAA: R (Adolescentes menores de 17 años deben ir acompañados de sus padres o un tutor. Posible contenido de violencia, sexo, droga, abuso, lenguaje inapropiado, etc.).

Reparto principal: Mahershala Ali (Juan), Ashton Sanders (como Chiron adolescente), Trevante Rhodes (como Chiron adulto), André Holland (como Kevin adulto), Naomie Harris (como Paula)…

Duración: 111 minutos.

Hay películas que uno apenas las empieza a ver y ya quiere salir del cine; hay otras que uno las termina de ver y les gusta. Hay algunas que son buenas y las recordamos de vez en cuando y otras, como Luz de Luna (Moonlight 2016), que no podemos sacárnoslas de la cabeza.

La cinematografía norteamericana está requetellena de filmes de drogas, padres adictos y acoso escolar. Si fuera solo por la presentación de esos temas, Luz de Luna sería simplemente una más entre un montón de las que ya existen y otro montón de las que en el futuro sin duda vendrán. Entonces, ¿por qué este filme es tan diferente y bueno?

La respuesta es la belleza y perfecto hilvanado de los sucesos en la trama: Little (Alex Hibbert) tratando de buscar una explicación al porqué sus padres están separados familiarmente y, sin embargo, envueltos y juntos paradójicamente en el mundo de las drogas. Chiron (Ashton Sanders), el adolescente, peleando contra sus demonios mentales, los cuales le han hecho perder el camino sobre su orientación sexual y finalmente, su increíble transformación física en Chiron el adulto (Trevante Rhodes) para disfrazar su continua debilidad espiritual, algo que solo puede descubrirse justo al final de la película.

Si la actuación de Mahershala Ali (Juan) fue realmente buena, vea con más atención el momento cuando Chiron, después de ser acribillado a golpes en la escuela, en vez de presentar cargos contra su amigo y, sobre todo, contra Patrick Decile (Terrel), el matón del colegio que constantemente lo agredía, decide él mismo arreglar el asunto. Observe la parsimonia y al mismo tiempo firmeza con la que entra en la clase, sus pasos, su rostro y el bello silletazo (cinematográficamente hablando) contra Terrel.

Aquí termino todo, porque sobre las buenas películas no hay que hablar mucho, simplemente hay que verlas. Y punto. Luz de Luna (Moonlight 2016) es una de ellas, y quizás usted, igual que yo, no podrá sacársela durante cierto tiempo tan fácilmente de la cabeza.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2017 mundoyopinion.info. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: La ciudad de las estrellas: La, La, Land (2016) tiene estrellas que no brillan

26 marzo, 2017

Por Eddy Montilla.

Calificación: 7.5/10

Dirección: Damien Chazelle.

Guión: Damien Chazelle.

Título original: La, La, Land (2016) (Inglés).

Género: musical.

Clasificación MPAA: PG-13 (Se recomienda a los padres tomar precauciones porque algunas escenas no son aptas para preadolescentes).

Reparto principal: Emma Stone (Mia) y Ryan Goslin (Sebastian).

Duración: 128 minutos.

”¿Qué filme ganará el premio Óscar a la mejor película esta noche?” A. M. me preguntó.

”Luz de luna (Moonlight)”. Le respondí.

”¿Pero todo el mundo dice que Luz de luna (Moonlight) no tiene posibilidades y que ganará La, La, Land?”

Lo mismo decían de Trump y hoy es presidente de Estados Unidos”.

      Y así sucedió, pese a sus 14 nominaciones en los Premios Óscar y su gran aureola. Y ese resultado no vino por mala suerte ni milagros, sino por otras razones: cinematográficas, políticas y sociales.

     En la actualidad, grandes actores y actrices del mundo del cine (como Meryl Streep, por ejemplo) han mostrado públicamente no estar de acuerdo con la política del presidente norteamericano Donald Trump. Véalo como una simple conjetura, si así lo quiere, pero me parece que al recaer premios sobre Moonlight, Mahershala Ali, entre otros ganadores, se refleja más claramente el descontento de los actores contra Trump. Aclaramos la idea: no estamos diciendo que los ganadores no tenían grandes méritos como para recibir la estatuilla dorada, sino que las circunstancias fueron más favorables para ellos.

     Ahora bien, no cabe duda de que la razón de mayor peso para no ganar el Óscar fue cinematográfica. El mundo del cine ha visto cuatro grandes musicales: Cantando bajo la lluvia (1952), El Sonido de la Música (1965), Oliver (1968) y Los Miserables (2012). Los tres primeros han mostrado su gran calidad superando la prueba que les puso el paso del tiempo; el último todavía es joven, pero es más profundo y con mejor trama que sus antecesores. En la carrera de los mejores musicales de todos los tiempos, La, La, Land queda realmente a la zaga con respecto a estos, y veamos ahora el porqué.

     El musical es un género muy difícil de evaluar, pues a diferencia de los otros en los que casi todo se centra en la trama, hay que tomar muy en cuenta la música (de lo contrario no se llamaría musical), la trama, el humor y cómo se entrelazan. Tal vez sea por eso que solo 10 musicales han ganado el Óscar a la mejor película en toda la historia del cine.

     En el caso de La, La, Land, algunas partes de la trama parecen forzosamente conectadas, como si el director o el escritor (en este caso la misma persona, Damien Chazelle) no hubiese tenido otra otra opción. Añádele a eso, los clichés que aparecen desde el mismo primer momento: personas bailando sobre los coches o a Ryan Goslin (Sebastian) lanzando y atrapando su sombrero mientras baila. Con esas cosas, se ganan aplausos, se llevan personas al cine, pero no se ganan premios.

     Mis elogios recaen sobre una sola persona: Emma Stone. Ante ella, me quito el sombrero. Esta chica presentó una gracia singular cada vez que bailaba (Ryan Goslin tuvo que enfrentar momentos difíciles para atraparla cuando ella giraba y para tratar de igualarla). Esto, sumado a sus gestos y buena voz, la hicieron meritoria del Óscar a la mejor actriz. El vaivén de su vestido azul puede hacer a cualquier abuelo de 90 años pensar en sus años de gloria. Fuera de la actuación de Emma Stone, el resto se mueve entre lo aceptable y lo bueno, y nada más.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Últimos Poemas de Amor: si pudiera volver atrás

28 febrero, 2017

amanecer

Por Eddy Montilla.

Si pudiera volver atrás, le habría dicho “sí” a quien tantas veces le dije “no”,

habría besado a mi mejor amiga, aquella noche lluviosa después de clase, y hoy, todo sería diferente…

La única oportunidad que tuve, la única cosa que ella pidió.

Todavía, a veces, me pongo a pensar en esa noche…

Caminando juntos bajo un mismo paraguas,

llenos de sueños, llenos de esperanzas.

Ella, quizás, buscando algo diferente, pero igual;

yo, por cierto, sin saber qué hacer ni cómo reaccionar.

Si pudiera volver atrás, le habría dicho que “no” a quien le dije que “sí”

porque el amor a medias es peor que estar sin amor.

Yo habría tomado más riesgos,

habría ahogado mis miedos sobre el futuro

y tomado más acciones en el presente.

Si pudiera volver atrás,

habría cultivado más rosas (blancas, rojas, rosas y amarillas)

en vez de esperar tantas horas por una estrella fugaz.

Habría caminado más sobre la arena, con los pies descalzos y cantando una canción.

Habría disfrutado más de la mar, mirando el horizonte y tratando de encontrar el mío.

Si pudiera volver atrás,

habría ido más al parque,

a ese parque por donde los sábados ella caminaba,

libros en mano, pantalones blancos y labios carnosos de carmín,

en vez de caminar con mi soledad.

Si pudiera… ¡Solo Dios sabe cuántas cosas habría hecho si pudiera!

Pero no puedo.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Dime la respuesta: ¿cuál es el único lugar donde el corazón y la mente retornan siempre?

18 febrero, 2017

AMOR

Por Eddy Montilla.

El lugar donde subyacen los recuerdos del primer amor.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: Los Siete Magníficos (2016): Lejos de ser magnífica, pero entretenida.

17 febrero, 2017

Cinema seat and pop corn facing empty movie screen

Por Eddy Montilla.

Calificación: 6.5/10

Dirección: Antoine Fuqua.

Guión: John Lee Hancock, Nic Pizzolatto and Richard Wenk.

Título original: The Magnificent Seven (2016) (Inglés).

Género: acción, película del Oeste (vaqueros).

Clasificación MPAA: PG-13 (Se recomienda a los padres tomar precauciones porque algunas escenas no son aptas para preadolescentes).

Reparto principal: Chisolm (Denzel Washington), Bartholomew Bogue (Peter Sarsgaard), Emma Cullen (Halley Bennet) entre otros.

Duración: 133 minutos.

No soy muy amigo de las nuevas versiones (remake), de las adaptaciones ni de las películas basadas en libros sencillamente porque, antes de que uno caliente su asiento, ya sabe lo que va a suceder. Por eso, en vez de hablar de la trama esta vez, independientemente de que usted sepa japonés o no, le recomiendo mejor ver la versión original, Los Siete Samuráis de Akira Kurosawa (七人の侍), o en su defecto, Los Siete Magníficos (1960) y problema resuelto. Así, ahorramos tiempo para lo más importante: Denzel Washington.

    Denzel Washington es un viejo roble de la vieja escuela que no necesita elogios sobre su actuación, pues su mera presencia hace que cualquier película sea digna de verse. Si hoy en día él no aparece más constantemente en la pantalla, se debe a que los amantes y conocedores de los buenos actores están en vía de extinción como el gorila beringei beringei (gorila de montaña), uno de los primates más grandes del mundo. ¿Y qué nos queda? Una decepcionante masa acéfala alimentada por Hollywood con lo que pide: hombres musculosos y chicas bellas con curvas, redondeado trasero y senos grandes.

    La inmensidad de Denzel Washington supera los límites de la actuación cinematográfica donde hay, aunque solo sean unos pocos, tan excelentes como él (Morgan Freeman, Tom Hanks, Meryl Streeps…) y llega al plano social. Ningún actor de renombre ni en Estados Unidos ni en ninguna parte del mundo ha luchado tanto en sus actuaciones por la libertad y justicia de las personas de color negro. Los Siete Magníficos es un filme variado donde usted encontrará dosis de humor, humanismo y, por su puesto mucha acción, pero lo mejor de la película y lo que a su vez da origen a la trama está está precisamente al final, cuando usted oye del propio Chilsolm (Denzel Washington) el relato sobre su familia y, sobre todo, después de ver su cuello.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Frase del día: la felicidad y el dolor

1 septiembre, 2016

Por Eddy Montilla.

FELICIDAD-DOLOR

Los bellos y tristes momentos comparten algo en común: siempre mueren y siempre vuelven a nacer. Sin embargo, la gran diferencia entre ambos es que cuando muere un momento alegre, no siempre nace un dolor, pero cuando muere un dolor siempre nace una alegría como recompensa, una alegría que te dará más ánimo para vivir la vida. Si al leer la frase del día de hoy estás triste porque has perdido el trabajo, alguien importante en tu familia está enfermo o ha muerto o por cualquier otra razón, recuerda que los momentos felices mueren, pero así muere también el dolor. Simplemente sé paciente, sujétate fuerte y tarde o temprano tu dolor morirá para dar paso a un momento de felicidad.

Copyright 2016 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.