Hablemos de cine: Un don excepcional (2017) es excepcionalmente buena

10 diciembre, 2017

Por Eddy Montilla.

Calificación: 8.6/10

Director: Marc Webb

Guión: Tom Flynn

Título original: Gifted (2017) (inglés)

Género: drama

MPAA PG-13 (Algunas escenas pueden ser inapropiadas para menores de 13 años. Se recomienda a los padres tener precaución).

Reparto principal: Mckenna Grace (como Mary Adler), Chris Evans (como Frank Adler), Lindsay Duncan (como Evelyn Adler) y Octavia Spencer (como Roberta Taylor)

Duración: 101 minutos

Luego de ver Un don excepcional (2017), reflexioné más sobre la vida misma que sobre el filme: “la fuerza de la costumbre”, pensé. Parece que últimamente, muchos críticos y el público que va al cine se han acostumbrado a ver tantas porquerías e idioteces que gradualmente han perdido la capacidad de diferenciar entre lo bueno y lo malo. Pienso que Un don excepcional (2017) puede ayudarles a entender la diferencia. Una bella melodía penetra poco a poco por nuestros oídos y nos hace sentir alegres y en paz. Una destentada niña de 7 años empieza una conversación aguda con su tío y tutor a la vez con un humor tan fino que uno empieza a dudar si se está en frente de un drama o de una de esas comedias geniales de Woody Allen como Annie Hall (1977). El resto es historia, pues ya sabemos que el filme es un manjar para ser degustado en 101 minutos.

Esta película fue hecha a puntadas tomando en cuenta todos los elementos básicos de un buen filme: buena selección de actores que se acoplan perfectamente a su papel y buenas escenas que hablan por sí mismas. Mckenna Grace (Mary Adler), Chris Evans (Frank Adler) y Lindsay Duncan (Evelyn Adler) hicieron un buen trabajo y Octavia Spencer (Roberta Taylor) se crece en cada película que hace. En cuanto a las escenas, las siluetas dibujadas (1) de Frank y Mary con el fondo de la puesta del sol (2) mientras Mary jugaba a escalar el cuerpo de su tío Frank, discutiendo ambos sobre la existencia de Dios (3) dan buenas pautas a los directores nóveles sobre cómo se pueden usar los clichés en forma creativa a través de la fusión de estos en una misma escena. Así fue como Marck Webb creó una imagen realmente tierna y humana. Algo similar se ve cuando están ambos juntos en la playa bajo la bella música de Cat Stevens. Ambas escenas, en mi opinión, reflejan la calidad de la película en términos de imágenes.

Pero sin duda lo que acopla las ideas anteriores para garantizar la calidad del filme en sentido general es el tema. Sobre prodigios se han hecho muchas películas, siendo Una mente maravillosa (2001) su mejor exponente. Un don excepcional (2017) no se centra en la dificultad de adaptación de Mary Adler como niña genio, sino en la búsqueda del balance de vida por parte de su tío Frank para ella luego de la mala experiencia que tuvo su hermana (madre de Mary) y a pesar de las desavenencias con su madre (Lindsay Duncan como Evelyn Adler).

Buena ejecución y balance conducen a una buena película sin necesidad de abultados presupuestos ni de los mejores actores. Un don excepcional (2017) es un buen ejemplo de ello. Y en tiempos en los que en la predilección y selección de las películas por parte del público lo que dominan son las explosiones, seres extraterrestres idiotas y malignos, las estupideces, sandeces y otros familiares, me pregunto si usted se convertirá en una excepción y verá Un don excepcional (2017).

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2017 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.

Anuncios

Hablemos de cine: La Guerra del Planeta de los Simios (2017) ya no aguanta otra guerra

12 noviembre, 2017

Por Eddy Montilla

Calificación: 6.8/10

Director: Matt Reeves

Guión: Mark Bomback y Matt Reeves

Título original: War for the Planet of the apes (2017) (inglés)

Género: acción, aventura y ciencia ficción

MPAA PG-13 (Algunas escenas pueden ser inapropiadas para menores de 13 años. Se recomienda a los padres tener precaución).

Reparto principal: Andy Serkis (como César), Woody Harrelson (como Coronel), Karin Konoval (como Maurice), Steve Zahn (como simio malo) y Amiah Miller (como Nova)

Duración: 140 minutos

Si mi memoria no me falla, creo que es la segunda vez en menos de un mes que un lector me escribe para decirme que mi evaluación para una película es mucho más baja que la de otros críticos de cine. Me imagino que la razón se debe al hecho de que con el paso de los años la gente toma uno de dos caminos posibles: actúa con mucha lenidad o se vuelve gruñón. En materia de cine, por lo menos a mí me parece que es mejor tomar el segundo camino que excederse en indulgencia. Por eso, con nuestros ojos gruñones lo que vimos en La Guerra del Planeta de los Simios (2017) fue que de tanto extender la trama (vamos por el tercer filme) ya no hay dónde buscar algo nuevo, dónde afilar y la película se va quedando bota.

Pero para no ser llamado gruñón tres veces, empiezo alabando la forma como fueron usados los efectos especiales en el filme: tan naturalmente, sobre todo en la representación de la jungla que parece que nunca estuvieron presentes. En tiempos actuales cuando los directores compensan su ineficiencia para trabajar con la naturalidad haciendo uso de un diluvio de efectos, encontrar mesura en ese aspecto o una forma de hacerlos ver más natural merece indudablemente elogios. Me quito el sombrero ante Matt Reeves. Otro aspecto importante es el contraste entre su título y el centro de la trama: en realidad, la película, aunque tiene algunos momentos de acción, no hilvana en sus 140 minutos escenas bélicas entre simios y humanos porque la guerra era realmente emocional: César (Andy Serkis) buscando paz y futuro para su grupo mientras lidia con sentimientos de venganza por la muerte de sus seres queridos o el Coronel (Woody Harrelson), sin poder deshacerse del lastre del recuerdo después de lo que hizo con su hijo.

El Simio Malo (Steve Zahn) trae alegría singular en cada una de sus expresiones. Además, la relación entre los simios con Nova (Amiah Miller), la pequeña niña infectada por el virus que le impedía hablar, mostraba genialmente “el lado humano” de los simios que nos hace a nosotros, los humanos, parecer animales. Sobre César, no es necesario hablar mucho. Es muy fácil actuar cuando se está detrás de un disfraz, pero hacerlo bien es solo para los grandes. Lo que hizo Andy Serkis con la expresión de su rostro es como para chuparse los dedos después de tener en las manos un buen pollo frito. Si César fue grande en Roma, este César también fue grande aunque sea en la jungla.

Entonces, ¿por qué esa puntuación tan baja? Ya lo he dicho en el primer párrafo: me estoy volviendo gruñón y un gruñón no puede evaluar muy alto una trama con un final predeterminado, una trama en la que César parece un Moisés al final de la película que no puede entrar en la Tierra Prometida de los Simios. Si usted es un buen observador, notará que estos son los puntos clave del filme y en todos ellos solo hay una cosa: repetición.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2017 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: La Mujer Maravilla (2017) entretiene sin ser la gran maravilla

10 septiembre, 2017

Por Eddy Montilla

Calificación: 6.4/10

Director: Patty Jenkins

Guión: Allan Heinberg, Zack Snyder y Jason Fuchs

Título original: Wonder Woman (2017) (inglés)

Género: acción, aventura y ciencia ficción

MPAA PG-13 (Algunas escenas pueden ser inapropiadas para menores de 13 años. Se recomienda a los padres tener precaución).

Reparto principal: Gal Gadot (como Diana) y Chris Pine (como Steve Trevor)

Duración: 141 minutos

En política y economía la historia podrá repetirse como tragedia o como comedia, pero en Hollywood se repite como negocio. No es extraño, pues, que en los últimos años hayan aflorado los filmes sobre superhéroes hasta casi llegar al cansancio por saturación. Si le preguntas a una persona mayor si leyó los cómics o vio la serie televisiva de la Mujer Maravilla en los años 70 con la beldad Lynda Carter (Diana, la Mujer Maravilla) y Lyle Waggoner (como Steve Trevor), es muy probable que te diga que sí porque, al igual que otros de su generación, todos se entretenían mucho con ello.

Lo que resulta interesante preguntarse ahora es por qué las películas modernas de superhéroes no calan tanto en la mente de aquellos que vieron las series televisivas. La respuesta es que aquellos superhéroes estaban, humanamente hablando, más cerca de nosotros y sus acciones podían “ser digeridas mentalmente” en forma más fácil, contrario a los superhéroes de las películas modernas que rompen el mundo en mil pedazos como un rompecabezas y lo vuelven a construir en fracciones de segundos. Me imagino que es por eso que nos gustó Gal Gadot (Diana) en la Mujer Maravilla (2017), pues saliendo de la isla amazónica de Themyscira, va a tratar de salvar el mundo con tan solo una espada, un escudo, sus brazaletes y su clásico lazo de la verdad en la Primera Guerra Mundial.

En un mundo de superhéroes masculinos, la presencia de una mujer hace que la película se venda como pan salido del horno y, no me refiero solo para los hombres que se deleitan con Diana, sino también para muchas mujeres que van a verla como su representante. El trabajo de Gal Gadot (Diana) no es malo y si no podemos agregar elogios a su actuación es sencillamente porque la trama es demasiado floja y merma su trabajo. Lo mismo podemos decir de Chris Pine (Steve Trevor). Eso se puede ver al final de la película cuando Trevor le dice a Diana que esta vez le toca a él sacrificarse para salvar el mundo. Lo primero que le llega a uno a la cabeza es el Armageddon (1998) de Bruce Willis. Con finales así, es difícil que un actor pueda realizar una buena labor y mucho más difícil para un escritor darle el crédito que realmente se merece un actor. De todas formas, hay momentos divertidos, especialmente en lo relacionado a cómo Diana descubre la interacción entre los hombres y mujeres. En resumen, la Mujer Maravilla (2017) no entra dentro del grupo de películas que considero “obligatoria verlas” aunque tampoco cae dentro de la categoría de mediocre.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2017 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge (2016) peleó y ganó su propia guerra para ser única en su género

22 julio, 2017

Por Eddy Montilla

Calificación: 8.3/10

Director: Mel Gibson.

Guión: Andrew Knight y Robert Schenkkan.

Título original: Hacksaw Ridge (2016) (inglés)

Género: guerra.

MPAA R (Menores de 17 años requieren el acompañamiento de sus padres o de un tutor adulto. La película contiene material exclusivo para adultos. Se recomienda a los padres investigar sobre la película primero).

Reparto principal: Andrew Garfield (como Desmond T. Doss), Hugo Weaving (como Tom Doss), Vince Vaughn (como Sergeant Howell), Sam Worthington (como Captain Glover), Matthew Nable (como el teniente Cooney)…

Duración: 139 minutos.

La mayoría de las películas de guerra que aparecen cada año son como los rollos de papel higiénico: importantes, pero de dudoso valor. Entre las honradas excepciones de filmes de guerra realmente buenos que vienen a mi mente en estos momentos, les puedo citar Sin novedad en el frente (1930), El puente sobre el río Kwai (1957), La lista de Schindler (1993), Salvar al soldado Ryan (1998) y Cartas desde Iwo Jima (2006). Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge 2016) está peleando y ganando su propia guerra para formar parte de esta gran lista gracias a la maestría con que su director, Mel Gibson, trató dos enfoques sobre la guerra que habían sido muy poco explotados.

Primero: en la somnífera era de héroes omnipotentes, machos cabríos y protagonistas de películas con una inagotable fortaleza física, el héroe en este caso es presentado en el polo opuesto. Desmond Doss (Andrew Garfield) es un objetor de consciencia, es decir, una persona que se rehúsa a hacer el servicio militar dirigido a la contienda bélica por razones morales y religiosas. Su débil complexión (comparada con la de otros compañeros) y su tajante decisión de servir en la guerra sin usar rifle, disparar ni matar al enemigo lo convierten en el perfecto blanco para ser el primer muerto en la guerra. Doss, prueba a lo largo del filme ser el más valiente de su unidad al pasar toda la noche salvando la vida de combatientes norteamericanos y hasta la de algunos soldados japoneses gracias una increíble determinación y fuerza de voluntad producto de su fe. Su casi marca registrada: “Dame uno más, Señor, uno más”. “Uno más, “uno más” durante el momento más crítico de la película hace estremecer hasta aquellos que se ufanan de tener un corazón impertérrito.

Segundo: muchos directores han puesto al desnudo los sentimientos de los soldados en el campo de batalla y han mostrado cómo usan sus convicciones religiosas como fuente de fuerzas para paradójicamente “matar al enemigo”. También hay muchas películas con pacifistas que buscan soluciones al conflicto bélico desde la comodidad de una oficina y lejos del campo de batalla. Pero en Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge (2016), usted se encontrará con algo completamente diferente: verá a Doss, un hombre cuya integridad lo ata a la idea de tener que servir a su patria en la Primera Guerra Mundial en Okinawa, pero cuya fe religiosa lo obliga al mismo tiempo a no violar el principio o mandamiento de no matar. Desmond Doss tiene que buscar la forma de que ambas situaciones coexistan armónicamente y todo eso, no dentro de una iglesia, sino entre balas y lanzallamas.

Salvo las excesivas e innecesarias escenas sangrientas, demasiado fuertes para un espectador aprensivo, y las últimas tomas donde aparece Doss descendiendo de la cresta como un simple mortal herido y luego aparece en la siguiente toma ascendiendo al cielo como un ángel, hay que quitarse el sombrero en señal de respeto para Mel Gibson por su obra de arte. En cuanto a Andrew Garfield (Desmond Doss), su actuación es tan buena que hasta los adjetivos clásicos que se usan para elogiar en ocasiones como estas quedan cortos. Sin duda, una gran película llena de emociones que le hará mantener la boca abierta por casi dos horas.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2017 mundoyopinion.info. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: Luz de Luna (Moonlight 2016) brilla tanto como el Sol

9 abril, 2017

Por Eddy Montilla

Calificación: 8.4/10

Dirección: Barry Jenkins (III).

Guión: Barry Jenkins (III) y Tarell Alvin McCraney.

Título original: Moonlight (2016) (inglés).

Género: drama.

Clasificación MPAA: R (Adolescentes menores de 17 años deben ir acompañados de sus padres o un tutor. Posible contenido de violencia, sexo, droga, abuso, lenguaje inapropiado, etc.).

Reparto principal: Mahershala Ali (Juan), Ashton Sanders (como Chiron adolescente), Trevante Rhodes (como Chiron adulto), André Holland (como Kevin adulto), Naomie Harris (como Paula)…

Duración: 111 minutos.

Hay películas que uno apenas las empieza a ver y ya quiere salir del cine; hay otras que uno las termina de ver y les gusta. Hay algunas que son buenas y las recordamos de vez en cuando y otras, como Luz de Luna (Moonlight 2016), que no podemos sacárnoslas de la cabeza.

La cinematografía norteamericana está requetellena de filmes de drogas, padres adictos y acoso escolar. Si fuera solo por la presentación de esos temas, Luz de Luna sería simplemente una más entre un montón de las que ya existen y otro montón de las que en el futuro sin duda vendrán. Entonces, ¿por qué este filme es tan diferente y bueno?

La respuesta es la belleza y perfecto hilvanado de los sucesos en la trama: Little (Alex Hibbert) tratando de buscar una explicación al porqué sus padres están separados familiarmente y, sin embargo, envueltos y juntos paradójicamente en el mundo de las drogas. Chiron (Ashton Sanders), el adolescente, peleando contra sus demonios mentales, los cuales le han hecho perder el camino sobre su orientación sexual y finalmente, su increíble transformación física en Chiron el adulto (Trevante Rhodes) para disfrazar su continua debilidad espiritual, algo que solo puede descubrirse justo al final de la película.

Si la actuación de Mahershala Ali (Juan) fue realmente buena, vea con más atención el momento cuando Chiron, después de ser acribillado a golpes en la escuela, en vez de presentar cargos contra su amigo y, sobre todo, contra Patrick Decile (Terrel), el matón del colegio que constantemente lo agredía, decide él mismo arreglar el asunto. Observe la parsimonia y al mismo tiempo firmeza con la que entra en la clase, sus pasos, su rostro y el bello silletazo (cinematográficamente hablando) contra Terrel.

Aquí termino todo, porque sobre las buenas películas no hay que hablar mucho, simplemente hay que verlas. Y punto. Luz de Luna (Moonlight 2016) es una de ellas, y quizás usted, igual que yo, no podrá sacársela durante cierto tiempo tan fácilmente de la cabeza.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2017 mundoyopinion.info. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: La ciudad de las estrellas: La, La, Land (2016) tiene estrellas que no brillan

26 marzo, 2017

Por Eddy Montilla

Calificación: 7.5/10

Dirección: Damien Chazelle.

Guión: Damien Chazelle.

Título original: La, La, Land (2016) (Inglés).

Género: musical.

Clasificación MPAA: PG-13 (Se recomienda a los padres tomar precauciones porque algunas escenas no son aptas para preadolescentes).

Reparto principal: Emma Stone (Mia) y Ryan Goslin (Sebastian).

Duración: 128 minutos.

”¿Qué filme ganará el premio Óscar a la mejor película esta noche?” A. M. me preguntó.

”Luz de luna (Moonlight)”. Le respondí.

”¿Pero todo el mundo dice que Luz de luna (Moonlight) no tiene posibilidades y que ganará La, La, Land?”

Lo mismo decían de Trump y hoy es presidente de Estados Unidos”.

      Y así sucedió, pese a sus 14 nominaciones en los Premios Óscar y su gran aureola. Y ese resultado no vino por mala suerte ni milagros, sino por otras razones: cinematográficas, políticas y sociales.

     En la actualidad, grandes actores y actrices del mundo del cine (como Meryl Streep, por ejemplo) han mostrado públicamente no estar de acuerdo con la política del presidente norteamericano Donald Trump. Véalo como una simple conjetura, si así lo quiere, pero me parece que al recaer premios sobre Moonlight, Mahershala Ali, entre otros ganadores, se refleja más claramente el descontento de los actores contra Trump. Aclaramos la idea: no estamos diciendo que los ganadores no tenían grandes méritos como para recibir la estatuilla dorada, sino que las circunstancias fueron más favorables para ellos.

     Ahora bien, no cabe duda de que la razón de mayor peso para no ganar el Óscar fue cinematográfica. El mundo del cine ha visto cuatro grandes musicales: Cantando bajo la lluvia (1952), El Sonido de la Música (1965), Oliver (1968) y Los Miserables (2012). Los tres primeros han mostrado su gran calidad superando la prueba que les puso el paso del tiempo; el último todavía es joven, pero es más profundo y con mejor trama que sus antecesores. En la carrera de los mejores musicales de todos los tiempos, La, La, Land queda realmente a la zaga con respecto a estos, y veamos ahora el porqué.

     El musical es un género muy difícil de evaluar, pues a diferencia de los otros en los que casi todo se centra en la trama, hay que tomar muy en cuenta la música (de lo contrario no se llamaría musical), la trama, el humor y cómo se entrelazan. Tal vez sea por eso que solo 10 musicales han ganado el Óscar a la mejor película en toda la historia del cine.

     En el caso de La, La, Land, algunas partes de la trama parecen forzosamente conectadas, como si el director o el escritor (en este caso la misma persona, Damien Chazelle) no hubiese tenido otra otra opción. Añádele a eso, los clichés que aparecen desde el mismo primer momento: personas bailando sobre los coches o a Ryan Goslin (Sebastian) lanzando y atrapando su sombrero mientras baila. Con esas cosas, se ganan aplausos, se llevan personas al cine, pero no se ganan premios.

     Mis elogios recaen sobre una sola persona: Emma Stone. Ante ella, me quito el sombrero. Esta chica presentó una gracia singular cada vez que bailaba (Ryan Goslin tuvo que enfrentar momentos difíciles para atraparla cuando ella giraba y para tratar de igualarla). Esto, sumado a sus gestos y buena voz, la hicieron meritoria del Óscar a la mejor actriz. El vaivén de su vestido azul puede hacer a cualquier abuelo de 90 años pensar en sus años de gloria. Fuera de la actuación de Emma Stone, el resto se mueve entre lo aceptable y lo bueno, y nada más.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Últimos Poemas de Amor: si pudiera volver atrás

28 febrero, 2017

amanecer

Por Eddy Montilla

Si pudiera volver atrás, le habría dicho “sí” a quien tantas veces le dije “no”,

habría besado a mi mejor amiga, aquella noche lluviosa después de clase, y hoy, todo sería diferente…

La única oportunidad que tuve, la única cosa que ella pidió.

Todavía, a veces, me pongo a pensar en esa noche…

Caminando juntos bajo un mismo paraguas,

llenos de sueños, llenos de esperanzas.

Ella, quizás, buscando algo diferente, pero igual;

yo, por cierto, sin saber qué hacer ni cómo reaccionar.

Si pudiera volver atrás, le habría dicho que “no” a quien le dije que “sí”

porque el amor a medias es peor que estar sin amor.

Yo habría tomado más riesgos,

habría ahogado mis miedos sobre el futuro

y tomado más acciones en el presente.

Si pudiera volver atrás,

habría cultivado más rosas (blancas, rojas, rosas y amarillas)

en vez de esperar tantas horas por una estrella fugaz.

Habría caminado más sobre la arena, con los pies descalzos y cantando una canción.

Habría disfrutado más de la mar, mirando el horizonte y tratando de encontrar el mío.

Si pudiera volver atrás,

habría ido más al parque,

a ese parque por donde los sábados ella caminaba,

libros en mano, pantalones blancos y labios carnosos de carmín,

en vez de caminar con mi soledad.

Si pudiera… ¡Solo Dios sabe cuántas cosas habría hecho si pudiera!

Pero no puedo.

Copyright 2017 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.