A reír: el loco ladrón

11 octubre, 2017

Por Eddy Montilla

Nota aclaratoria: El siguiente chiste es una historia ficticia creada por el autor con la único deseo de traer sana diversión al lector y no tiene, por tanto, la más mínima intención de burlarse de las personas con problemas mentales.

“Doctor, ayude a mi hermano que se está volviendo loco. Él se cree un ladrón”.

“¿Y por qué no trajo a su hermano?”

“Él viene más tarde. Primero va a pasar por la casa de usted”.

Copyright 2017 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.

Anuncios

A reír: la culpa no es mía

18 septiembre, 2017

Por Eddy Montilla

Después de ver las horribles calificaciones de su hijo, el padre explota en cólera y le dice al niño: “Luisito, estas efes valen una paliza”.

”¡Claro que sí, papá! Cámbiate de ropa y sígueme, que ahora mismo te llevo donde la profesora”.

Copyright 2017 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


A reír: buena profesión

10 agosto, 2017

Por Eddy Montilla

“Conociendo sus gustos, es posible saber qué serán ustedes en el futuro”. Dice una profesora a sus estudiantes. “Por ejemplo, elijan una parte de mi cuerpo que les guste y psicológicamente veremos sus posibles profesiones”.

“Me gustan sus uñas, profesora”. Dice una estudiante.

“Tal vez, serás manicura (manicurista), Sofía”.

“Me gustan sus ojos, profesora”.

“Podrías ser oculista, Manuel”.

“Profe, no se preocupe en decirme nada”. Dice Pablito. “Yo sé exactamente lo que quiero ser: ¡ordeñador de vacas!”

Copyright 2017 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


A reír: buceando en la nada

27 junio, 2017

Por Eddy Montilla

Un hombre, pistola en mano, entra en su habitación donde está su mujer con un hombre, arropados los dos dentro de la cama.

“Cariño, no es lo que tú piensas. Él es mi instructor de buceo y estábamos practicando sobre lo que se puede ver en el mar”. Dice la mujer a su marido.

“Es verdad, señor”. Dice el instructor muy nervioso. “Y permítame decirle, que aunque ese mar es muy grande, ahí no hay nada. Mire, yo busqué y busqué y no encontré ni siquiera un pececito”.

La mujer explota en cólera y le dice a su esposo:

“Pablo, !no gastes las balas en ese pendejo, que yo lo mato con mis propias manos!”

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


A reír: amnesia

30 mayo, 2017

Por Eddy Montilla

Un pequeño flamenco y una pequeña mofeta están montando en bicicleta, un tándem, cuando pierden el balance, se caen y no recuerdan quiénes son.

“Tú tienes patas delgadas y largas y un plumaje de color rosa”. Dice la mofeta a su amiga.

“¡Entonces, soy un flamenco!”

“Y tú, sin ánimos de ofenderte, hueles muy mal y la gente no quiere tocarte”.

La mofeta, al oír esto, sale corriendo hacia donde está su madre y le pregunta llorando: mami, ¿es verdad que yo soy una mier..a?”

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


A reír: ¿Frutas? No, gracias

29 mayo, 2017

Por Eddy Montilla

Nota aclaratoria: El siguiente chiste es una historia ficticia inventada por su autor con la única intención de traer sana diversión al lector y no tiene, por tanto, la más mínima intención de burlarse de las personas por su orientación sexual.

Cuarenta años después de su último encuentro, un grupo de hombres se reúne en un bar y después de tomar unas cervezas empiezan a alardear de su vida de mujeriego.

“Cuando yo era joven, me llegaban las mujeres como uvas hay en un racimo”. Dijo uno.

“Y a mí, como plátanos hay en un campo”. Dijo el más viejo de ellos.

“¿Y A ti, Pepe?” Le preguntaron al más joven y muy bien conocido por ser amanerado.

“¿A mí?” Les responde Paco con voz de muchacha. “¡Pues a mí no me gustan las frutas!”

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


A reír: la comida del desierto

27 marzo, 2017

Por Eddy Montilla

Dos hombres llevan días caminando sin comer nada en el desierto. De repente, uno de ellos se echa a correr y le grita a su amigo: “Pepe, ¡mira! Pan, ¡como el maná del desierto!”

“Ya yo veo que tú estás mal de la cabeza. El maná era blanco y eso es casi negro. Deja de comerte la mierda del camello y corre rápido a ver si lo alcanzamos”.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.