Curiosidades: ¿cuántos galones (litros) de agua puede beber un camello de una vez?

20 julio, 2017

Por Eddy Montilla.

Con los avances tecnológicos (en cuanto a la forma de almacenamiento de alimentos) y la globalización comercial hoy se puede prácticamente comer cualquier fruta en cualquier tiempo del año. Pero en mi caso, cuando era niño solo podía comer manzanas en los meses de invierno. En ese momento, trataba de comer tantas como pudiera, pues me gustan mucho y sabía que pasaría largo tiempo sin verlas. Sea que yo me parezca a los camellos o los camellos se parezcan a mí, lo cierto es que estamos en situación similar en ese aspecto, pues estos animales viven en áreas desérticas y en el desierto, lo que menos abunda es el agua. Por esa razón, cuando aparece hay que tomar la mayor cantidad que se pueda. Eso es exactamente lo que hacen los camellos cuando beben 30 galones de agua (135 litros, tomando como unidad el galón inglés) en menos de 15 minutos.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Frase del día: El viento

19 julio, 2017

Por Eddy Montilla.

Con cada caricia que nos regala el viento nos enseña que las cosas más importantes de la vida no se ven, sino que se sienten.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Curiosidades: ¿por qué las hojas cambian de color en otoño?

18 julio, 2017

Por Eddy Montilla.

OTOÑO

Este es uno de los pocos casos en los que ir en dirección contraria nos hace llegar más rápido a donde queremos ir. Así que en vez de buscar explicación a las hojas coloradas de otoño, pensemos primero por qué son verdes. Las hojas son verdes gracias a la clorofila, una sustancia que no solo les da ese color, sino que también las ayuda a crecer y vivir al absorber la luz del sol. Así como nosotros comemos, las plantas lo hacen también, pero a diferencia de nosotros que tenemos boca y podemos, por ejemplo, tomar los carbohidratos que necesitamos de los cereales y patatas, las plantas tienen que auxiliarse para su alimentación de un proceso químico que convierte el dióxido de carbono y el agua en alimento usando la energía proveniente de la luz solar. Este proceso se llama fotosíntesis y no sería posible sin la ayuda de la clorofila que mencionamos anteriormente.

Y ahora pasemos al porqué de los colores de las hojas en otoño. La clorofila coexiste en la hoja con unas moléculas de pigmento de color generalmente rojo, amarillo o naranja llamadas carotenoides. Durante el otoño, debido al frío y, sobre todo, a la reducción del tiempo en el que las plantas pueden recibir luz solar, el proceso de la fotosíntesis se interrumpe, la clorofila se descompone también y deja de actuar, desapareciendo así el color verde de las hojas, lo cual hace a su vez que “emerjan” los colores rojos, amarillos y naranja de los carotenoides en las hojas para el disfrute de todos nosotros durante esa época del año. Afortunadamente, no todas las hojas se caen en otoño ni cambian de color tampoco. Los árboles de hojas anchas como los famosos arces canadieneses y los ginkgos japoneses son muy susceptibles al cambio en otoño y, por ende, cambian de color, a diferencia de los árboles de hoja perenne que protegen mejor sus hojas y se mantienen verdes.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados


Curiosidades: ¿por qué los camellos tienen jorobas y qué hay en el interior de estas?

17 julio, 2017

Por Eddy Montilla.

Los camellos que vemos en el zoológico tienen su comida y agua asegurados. A cambio, tiene que pagar el alto precio de vivir en cautiverio. Fuera de esta minoría, casi todos los camellos viven el lugares desérticos donde resulta difícil conseguir el agua y el alimento para vivir. ¿Cuán difícil? Pues, pueden pasar varios días hasta que puedan encontrarlos. Por esa razón, cuando encuentran agua, la toman en grandes cantidades y, por esa razón también, muchas personas piensan que las jorobas están llenas de este líquido, lo cual no es cierto.

Las jorobas de los camellos son como una especie de montículo lleno de grasa que estos animales usan como suministro alimenticio cuando no hay nada que comer. La cantidad de grasa almacenada en las jorobas puede alcanzar las 80 libras (36 kilógramos). Estas jorobas no son estáticas en cuanto a su tamaño, pues disminuyen a medida que el camello las usa como alimento y vuelven a ampliarse cuando el camello ingiere alimentos nuevamente. Dependiendo del tipo de camello, este animal puede tener una o dos jorobas. Finalmente, los camellos se alimentan de casi cualquier tipo de vegetación que encuentren (no se puede ser muy quisquilloso en el desierto en cuanto a la selección de comida): hierbas y hojas secas, arbustos salados y espinosos, etc.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Lecciones de la vida: la lección del abrazo

14 julio, 2017

Por Eddy Montilla.

Ayer, en pleno centro de la ciudad, vi a una madre alejarse un par de metros de su hija pequeña para luego llamarla y fundirse ambas en un abrazo. Un ejemplo sublime de lo que es el amor sublime maternal. De regreso a casa, al caer la tarde, me encontré con una situación completamente opuesta a la primera historia: una madre diciéndole a su hijo de unos 12 años lo siguiente cuando este la asió de un brazo: “¡No me toques! Kimochi warui (¡Eso es desagradable!). Lo primero que llegó a mi mente en ese momento tenía forma de pregunta: ¿Cómo puede una madre negarle un abrazo o una caricia a un hijo?

Desde muy niño, he vivido en un ambiente forjado por la diversidad cultural y, por esa razón, trato de sopesar las cosas desde el lugar y punto de vista donde suceden en vez de evaluarlas desde mi propia cultura. En Japón, por ejemplo, (y en otros países asiáticos también) el contacto físico es casi imperceptible y el nivel de extensión de lo que serían las relaciones familiares y los miembros de la familia es tan reducido como lo que podrías sostener con dos dedos. La costumbre, los ojos de las otras personas, el qué dirán y la aceptación cuasiobligatoria de normas sociales sin derecho a réplica tuvieron sin duda gran influencia en la decisión de aquella madre.

En mi casa me puse a pensar las veces que he regresado a mi país y las dificultades que tenían los policías del lugar para disuadir a un hombre muy mayor de que esperara detrás de la línea de salida hasta que los viajeros salieran. Ese hombre, al ver a su hijo, un hombre mayor también, corría para abrazarle y besarle, y cuando los policías trataban de hacerle entender la situación, él les respondía como si fueran ellos los que no entendieran: “es que ese es mi hijo que ha llegado… ¡Y tengo que abrazarlo! Ese hombre mayor es mi padre y su hijo es, por tanto, quien les escribe a ustedes.

No juzgué como buena ni mala la acción de aquella madre japonesa que le negó el abrazo a su hijo. Lo único que hice fue dormir muy alegremente pensando en mi suerte no solo por el tipo de familia que tengo, sino por el tipo de relación que llevamos todos, pues nacimos, crecimos y moriremos mostrando por dentro y por fuera lo que es, a nuestro juicio, el significado del amor familiar a través de su mejor símbolo: besos y abrazos a la familia.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Frase del día: Fe

11 julio, 2017

Por Eddy Montilla.

En materia religiosa, en mi opinión, san Agustín de Hipona dijo la mejor definición de lo que es la fe: “Fe es creer en lo que no se ve y la recompensa es ver lo que uno cree”. Por eso, prefiero callarme en cuanto a ese punto y presentarles una definición desde un punto de vista más humano y práctico: Fe es el alimento que hace nacer y crecer la confianza. Si no tenemos confianza no es porque dudemos de nuestras capacidades, sino porque dudamos de nuestra fe.

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


A reír: buceando en la nada

27 junio, 2017

Por Eddy Montilla.

Un hombre, pistola en mano, entra en su habitación donde está su mujer con un hombre, arropados los dos dentro de la cama.

“Cariño, no es lo que tú piensas. Él es mi instructor de buceo y estábamos practicando sobre lo que se puede ver en el mar”. Dice la mujer a su marido.

“Es verdad, señor”. Dice el instructor muy nervioso. “Y permítame decirle, que aunque ese mar es muy grande, ahí no hay nada. Mire, yo busqué y busqué y no encontré ni siquiera un pececito”.

La mujer explota en cólera y le dice a su esposo:

“Pablo, !no gastes las balas en ese pendejo, que yo lo mato con mis propias manos!”

Copyright 2017 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.