Últimos poemas de amor: entre el amor y la amistad

22 julio, 2017

Por Eddy Montilla.

Si algún día la vez, no le digas nada.

El silencio desnudo siempre ha demostrado

que puede ser tan fuerte como la palabra.

Solo sonríe, con toda tu calma

y así entenderá cómo es la soledad,

cómo puede llegar a horadar el alma.

Háblale de todo, pero no le digas nada.

Ha pasado mucho tiempo,

y el tiempo, todo lo delata.

Háblale de todo, no le digas nada.

De cómo he estado,

de si río o si lloro, si lloro o río,

si todavía salgo por las noches

a dar esas largas caminatas,

ni una sola palabra.

De cómo estoy viviendo o qué estoy haciendo,

si pienso y vivo en el pasado

o si por fin ya lo enterrado,

si sigo bromeando como antes lo hacía

para disimular mi corazón taciturno,

si sigo escribiendo estos tristes poemas,

no le digas nada, por favor, no le digas nada

porque el viento se lleva las hojas secas,

mas las hojas secas también se llevan el viento.

Si algún día la ves, no le enseñes nada,

ni fotos ni vídeos ni viajes ni andanzas

ni regalos ni rumores que mueren con el alba.

Evocar recuerdos, cultivar nostalgias

de ninguna manera aumentan la esperanza.

Hoy, a esta etapa de mi vida,

ya dejo esas cosas para esas “noches de entierro”:

la habitación a media luz…

Jamón Serrano, queso Manchego

y un buen vino tinto que alimente el recuerdo.

Si algún día la vez, párate, pero no te detengas.

Si tú la querías por fuera; yo la quería por dentro.

Yo amaba su alma; tú amabas su cuerpo.

Somos amigos, somos como hermanos,

Los dos la quisimos. Ninguno la tuvo

Los dos perdimos, los dos la olvidamos.

Copyright 2017 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: La Leyenda de Tarzán (2016) no necesita ser contada a otras generaciones

22 agosto, 2016

Por Eddy Montilla.

Cinema seat and pop corn facing empty movie screen

Calificación: 5.0/10

Dirección: David Yates.

Guión: Adam Cozad, Craig Brewer…

Título original: The Legend of Tarzan (2016) (Inglés).

Género: acción, aventura.

Clasificación MPAA: PG-13 (Se recomienda a los padres tomar precauciones porque algunas escenas no son aptas para preadolescentes).

Reparto principal: Tarzán (Alexander Skarsgård), Jane (Margot Robbie) y Samuel Jackson (George Washington).

Duración: 110 minutos.

Resulta muy difícil para una película escapar de las tendencias del tiempo a la cual pertenece, y las tendencias actuales giran en torno a la fantasía, los efectos especiales, la infografía (CGI por sus siglas en inglés), etc. Sin embargo, ninguna tendencia, bajo ninguna circunstancia, da a un director luz verde para romper una de las reglas más básicas e inviolables en el mundo del cine: un filme debe siempre estar acorde con la trama. La nueva versión de Tarzán, La Leyenda de Tarzán (2016) rompe tantas veces esa regla que aquellos que como yo vimos la película original, teníamos el derecho a preguntarnos si era obligatorio aguantar por casi dos horas en vez de salir antes del cine.

     Tarzán fue un bebe criado por simios en el corazón de una jungla. Esta muy simple, pero fascinante idea fue la base del filme original: Una pura y humana historia, muy diferente de esta nueva versión en la cual, a causa de los abusos de infografía, Alexander Skarsgård (Tarzán) parecía otro superhéroe de Hollywood, una versión paleolítica de Batman o Supermán, batallando solo contra docenas de hombres con apariencias extraterrestres.

     Los primeros 30 minutos del filme eran interesantes: Tarzán y Jane (Margot Robbie) yendo de regreso al Congo donde se encontraron hace muchos años para participar en una misión diplomática, Tarzán tratándo de reencontrarse con sus raíces, etc. eran escenas dignas de verse. El resto es otro cliché enlatado según los parámetros comerciales de la cinematografía actual. Si Samuel Jackson (George Washington) no hubiera estado allí para dar a la película algunas dosis de momentos cómicos, pienso que hasta el mismo Tarzán habría dado su veredicto negativo sobre el filme usando su clásico grito, aunque esta vez con palabras: “Noooooooo maaaaaaaaaaaás”

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión por Eddy Montilla.

Copyright 2016 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Últimos Poemas de Amor: Ella se fue

18 julio, 2016

Por Eddy Montilla.

Foto: Eddy Montilla

Foto: Eddy Montilla

Ella se fue…

No me pregunten por qué.

¿No se van las olas del mar después de besar la orilla?

¿No se va el sol cuando llega el atardecer?

Se van los pájaros del nido; los pétalos de la flor.

Se va la pasión cuando se muere el amor,

se va la alegría cuando nada la alimenta.

Hasta el agua se va cuando la tierra está seca.

Se van las nubes empujadas por el viento,

se van los amigos, se van los recuerdos y hasta el pensamiento.

Ella se fue…

No me pregunten con quién

porque el amor y la libertad recorren el mismo sendero,

pero la libertad debe siempre caminar primero.

Nunca imagino nombres, ni personas ni lugar.

El que existe, existirá.

No me detengo a pensar en un “él”:

Me robaría el tiempo de pensar en ella.

No quiero imaginar un “él”,

rompería lo creado por ella.

Ella se fue…

No me pregunten a dónde.

Cualquier lugar es perfecto si se halla la paz,

porque la distancia crece con el dolor.

Además, poco importa el lugar cuando no hay amor.

Su presencia era un compás, el este por donde sale el sol.

Lo remoto se ha vuelto cercano,

y hoy, hoy, hasta lo cercano se ha vuelto remoto.

No sé dónde estoy. Sé de dónde soy.

No sé dónde está, pero no volverá.

Ella se fue…

No me pregunten cuándo.

Cualquier momento es bueno para partir,

para empezar de nuevo cuando todo está ya viejo,

para decir NO cuando nos duele un SÍ,

para decir SÍ cuando no tenemos NO.

Sí, ella se fue…

Y yo también me iré…

Pero no por el mismo camino.

No correré tras falsos oasis, tras crueles espejismos.

Me iré sin prisas, me iré despacio,

mirando hacia arriba, con mi mejor sonrisa, con la frente en alto.

Copyright 2016 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: Los odiosos ocho (2015) no puede ser odiada ni amada tampoco

5 abril, 2016

Por Eddy Montilla.

Calificación: 6.0/10

Dirección: Quentin Tarantino.

Guión: Quentin Tarantino.

Título original: The hateful eight (2015) (Inglés).

Género: Viejo Oeste, vaqueros.

Clasificación MPAA: R (Contiene material exclusivo para adultos. Se recomienda a los padres conocer más sobre la película antes de llevar a sus hijos).

Reparto principal: Samuel L. Jackson (mayor Marquis Warren), Kurt Russell (John Ruth), Jennifer Jason Leigh (Daisy Domergue) y Walton Goggings (el sheriff Chris Mannix).

Duración: 167 minutos.

A mí particularmente me gustan las películas de vaqueros, y lo digo y escribo orgullosamente sin miedo a que me llamen crítico de películas paleolítico. Los filmes de fantasía y ciencia ficción llenan las salas de cine por una razón muy simple y psicológica: La gente hoy en día trata de negar su propia realidad, no puede vivir con esta y prefiere, por tanto, tratar de soñar con algo diferente o escapar por un rato. Estamos muy, pero muy escasos de buenos directores y escritores de cine. La gran mayoría de los que tenemos no son buenos, pero tampoco son estúpidos. Ellos saben muy bien que el margen de error en la ciencia ficción es tan ancho como un océano, y por eso, es muy fácil justificar cualquier error con una simple frase: “Es ciencia ficción”. Sin embargo, usted necesita ser muy buen director para poder hacer una buena película del Oeste y necesita ser un buen catador del mundo del cine para poder saborear este género.

     Disfruté plenamente los primeros minutos de Los odiosos ocho (2015): la clásica música de vaqueros y la diligencia, los cazadores de recompensas Samuel L. Jackson (Major Marquis Warren) y Kurt Russell (John Ruth) y sobre todo, la incomparable y divertida actuación de Jennifer Jason Leigh (Daisy Domergue). Pero luego, y muy a pesar de la buena trama, música y aquel grupo de buenos actores, me pregunté si este filme es realmente digno de verse por las excesivas escenas de sangre que presenta. Es obvio que eran desagradables, exageradas e innecesarias. Pasión de los fuertes (1946), Shane (1953), El gran país (1958), Río Bravo (1959), Por unos dólares más (1965) y otros tantos exitosos filmes de vaqueros han vencido la prueba del paso del tiempo no por la sangre que sale de los cuerpos de los pistoleros, sino por la dureza que los actores presentan en las películas. De hecho, en ninguno de los filmes mencionados anteriormente se ve el charco de sangre que aparece en Los odiosos ocho (2015).

     Las películas de Quentin Tarantino se caracterizan por una estetización de la violencia que yo personalmente desapruebo. Con tantos casos de violencia diaria en nuestras vidas que llevan a la tumba a tanta gente, desde familiares y conocidos hasta personas en otros lugares, pienso que la violencia ya no necesita más incentivos. Por eso, cuando terminé de ver la película, lo primero que llegó a mi mente fue la pasta de mi hermana. Cuando ella era adolescente y tenía alguna fiesta con sus amigos, siempre compraba muy buenos ingredientes para preparar pasta. Y minutos antes de llegar sus amigos, siempre me llamaba para decirme: “¡Eddy, cambia el sabor!” Buenos ingredientes sin balance no conducen nunca a buen plato. Eso le sucedió a Quentin Tarantino con sus odiosos ocho.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión por Eddy Montilla.

Copyright 2016 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Últimos Poemas de Amor: Amor de colegio

1 marzo, 2016

Por Eddy Montilla.

FLOR

Amor de colegio que llegas un día,

así, de repente, así por así,

forjando ilusiones y melancolías

entre los recuerdos de un niño inmaduro

que a fuerza de desilusiones y corazón roto,

comprendió que nunca serías para mí.

¡Cuántas excusas! ¡Cuántas tonterías!

¡Cuántas locuras hice yo por ti!

Caminando siempre cerca de tu casa,

tanto que el vecino se reía de mí,

esperando horas por donde pasabas,

buscando un pretexto que llame tu atención,

y cuando lo lograba, regresaba a casa

soñando despierto, y despierto, soñaba.

Amor de colegio, estoy solo en mi cuarto

escribiendo estos versos y tomando un café.

En las tardes grises la soledad se agiganta,

tal vez sea por eso que hoy pienso en ti.

Y quise imaginar que estarías haciendo…

jugando con tus niños o leyendo algún libro,

viviendo día tras día, año tras año,

con muchas tardes alegres sin una noche feliz.

Amor de colegio, dicen los amigos

que a veces les preguntas a ellos por mí.

¿Estoy feliz o confundido?

¿Debería gritar o estar enmudecido?

¿Sabes una cosa, amor de colegio?

No siento lo mismo que sentía por ti.

Tal vez no lo entiendas, tal vez te confundas.

Gracias por todo, por alejarte de mí

porque esa distancia y mi amor sin recompenza

horadaron mi alma, me causaron tristezas, me llenaron de heridas,

heridas que crearon recuerdos,

recuerdos de ti que nunca olvidaré.

Entonces, ¿quién puede ser más feliz?

Copyright 2016 hablemosunpoco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: Marte (2015) se quedó gravitando

27 febrero, 2016

Por Eddy Montilla.

Calificación: 6.7/10

Dirección: Ridley Scott.

Guión: Drew Goodard.

Título original: The Martian (2015) (Inglés).

Género: Ciencia ficción, fantasía.

Clasificación MPAA: PG-13 (Se recomienda a los padres tomar precauciones porque algunas escenas no son aptas para preadolescentes).

Reparto principal: Matt Damon (Mark Watney), Jessica Chastain (Melissa Lewis), Jeff Daniels (Teddy Sanders) y Michael Peña (Rick Martinez).

Duración: 142 minutos.

La cosa buena y problema a la vez de haber visto muchas películas es que las reminiscencias se hacen patentes y luego, las comparaciones son inevitables. Así que cuando oí que Matt Damon (Mark Watney) iba a permanecer meses solo en Marte y que había encontrado la forma de sobrevivir allí cultivando patatas, supe inmediatamente que su filme, Marte (2015) tendría un gran reto por delante para convencerme de su calidad porque inmediatamente recordí a Tom Hanks en Náufrago (2000), la cual es para mí la mejor película de su género en cuanto a tramas sobre supervivencia.

     ¿Y qué pasó? Pues que en la película Matt Damon regresó a la Tierra, pero su filme se quedó gravitando. Matt Damon es muy buen actor, como lo ha demostrado en El Indomable Will Hunting (1997), Invictus (2009) y muchos otros filmes más. Independientemente de su nominación a los Premios Óscar (dicho sea de paso, hoy en día, en la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de EE. UU. todo eso se ha vuelto una payasada puramente manipulada, por lo que no creo mucho en eso) pienso que su trabajo en Marte (2015) no es de ninguna manera una de sus mejores actuaciones. Las escenas de Marte fueron irónicamente lo único que parecía realístico en la película y la trama, por el contrario, era lo más irreal en cuanto a la idea de supervivencia.

     Si usted está atrapado en un elevador y presume de muy valiente, tal vez no llore o no grite, pero de lo que yo estoy completamente seguro es que usted no va estar sacando selfis o bromeando en la forma en que Mark Watney hizo. Y recuerde que un elevador está a solo un paso de la salida, pero nuestro querido Watney estaba a “solo” 78 340 000 kilómetros de su casa. Y es que yo no pude ver en la cara de ese señor la más mínima señal de desesperación, pánico o soledad. No pude escuchar una voz trémula por el miedo. Por el contrario, él actuaba como si ya supiera de antemano todo lo que tenía que hacer para sobrevivir todo ese largo tiempo. Y si mis argumentos no son suficientes para convencerle, vea El Náufrago otra vez y observe el rostro de Tom Hanks cuando su único compañero durante los cuatro años que estuvo solo en la isla, Wilson, una bola de vóleibol, se le alejaba flotando en el mar. No es coincidencia que Hanks considere esa película una de sus mejores actuaciones.

     Cada vez que usted ve a un grupo de personas gritando “sí” radiantes de alegría, abrazándose los unos a los otros y tirando al aire los papeles que tienen en sus manos, ya usted sabe que está en frente de una de esas “películas carnadas” que Hollywood hace hoy en día. Lo siento, a mí me gusta mucho el pescado, pero no me trago el anzuelo.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión por Eddy Montilla.

Copyright 2016 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.


Hablemos de cine: El Puente de los Espías (2015) es el puente sobre el río de la magnificencia

8 febrero, 2016

Por Eddy Montilla.

Calificación: 8.8/10

Dirección: Steven Spielberg.

Guión: Matt Charman, Ethan Coen y Joel Coen.

Título original: Bridge of Spies (2015) (Inglés).

Género: Drama.

Clasificación MPAA: PG-13 (Se recomienda a los padres tomar precauciones porque algunas escenas no son aptas para preadolescentes).

Reparto principal: Tom Hanks (James Donovan), Mark Rylance (Rudolf Abel) y Amy Ryan (Mary Donovan).

Duración: 142 minutos.

Cuando se reúnen buenos guionistas (Matt Charman, Ethan y Joel Coen), un genial director (Steven Spielberg) y dos excelentes actores (Tom Hanks y Mark Rylance), ¿qué podemos esperar de ellos? ¿Acaso un pastel quemado? No, por el contrario, una verdadera obra de arte, unas de esas buenas películas que aparecen cada cuatrienio, y es precisamente eso lo que Puente de los Espías es.

     Para poder entender o lograr un objetivo, a veces tenemos que empezar por el final en vez del principio, y las películas no son una excepción. Entonces, tenemos a James Donovan (Tom Hanks), un abogado libre de prejuicios e imparcialidades que defiende la justicia sin fronteras, mirando a través de la ventanilla de un autobús mientras regresaba a su casa después de ayudar a CIA en una difícil y peligrosa misión de intercambiar prisioneros espías entre la Unión Soviética y los Estados Unidos. La grandeza de este filme puede entenderse mejor en la escena que ocurre precisamente dentro de ese autobús. Piense, por ejemplo, en todas las cosas que sufrió Donovan y en la música que se escucha en ese momento. Eso es realmente glorioso. Durante la Guerra Fría, todo lo que pareciera la Unión Soviética, todo lo que oliera a la Unión Soviética, ya automáticamente se convertía en algo detestable para los norteamericanos y viceversa. Dentro del autobús, aquellas personas que le lanzaban una mirada fulminante a Donovan por defender a Rudolf Abel (Mark Rylance), el espía ruso, ahora le daban una mirada de respeto por traer de vuelta a casa no solo al piloto espía norteamericano, sino al estudiante universitario también.

     Observe la expresión facial del gran Tom Hanks mientras miraba por la ventanilla. Note el paralelismo entre los tres chicos que saltaban la valla cerca del autobús y los tres jóvenes asesinados mientras trataban de saltar por el muro en Alemania. Aprendamos de la lección que Donovan le dio al piloto norteamericano cuando, volando de vuelta a su país, las otras personas lo miraban y trataban como un traidor mientras él trataba inútilmente de convencerles de que no había dicho ningún secreto. “No importa lo que la gente piense.” Le dice Donovan. “Tú sabes lo que tú hiciste”. Finalmente, disfruta la conducta comprensiva de la esposa de Donovan, Mary Donovan (Amy Ryan) después de darse cuenta de dónde estaba y qué estaba haciendo realmente su marido, después de verle completamente exhausto, echado en la cama.

     La secuencia de escenas es un perfecto profesor para directores en ciernes. Tom Hanks, y en este caso muy en especial, Mark Rylance nos enseñan de qué están hechos los buenos actores. La bella concatenación de los eventos durante todo el filme es casi increíble. Entonces, ¿qué más se puede decir de esta película? Véala, véala y véala.

Este artículo fue originalmente publicado en el periódico digital Mundo Y Opinión por Eddy Montilla.

Copyright 2016 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.