Últimos poemas de amor: entre el amor y la amistad

22 julio, 2017

Por Eddy Montilla

Si algún día la vez, no le digas nada.

El silencio desnudo siempre ha demostrado

que puede ser tan fuerte como la palabra.

Solo sonríe, con toda tu calma

y así entenderá cómo es la soledad,

cómo puede llegar a horadar el alma.

Háblale de todo, pero no le digas nada.

Ha pasado mucho tiempo,

y el tiempo, todo lo delata.

Háblale de todo, no le digas nada.

De cómo he estado,

de si río o si lloro, si lloro o río,

si todavía salgo por las noches

a dar esas largas caminatas,

ni una sola palabra.

De cómo estoy viviendo o qué estoy haciendo,

si pienso y vivo en el pasado

o si por fin ya lo enterrado,

si sigo bromeando como antes lo hacía

para disimular mi corazón taciturno,

si sigo escribiendo estos tristes poemas,

no le digas nada, por favor, no le digas nada

porque el viento se lleva las hojas secas,

mas las hojas secas también se llevan el viento.

Si algún día la ves, no le enseñes nada,

ni fotos ni vídeos ni viajes ni andanzas

ni regalos ni rumores que mueren con el alba.

Evocar recuerdos, cultivar nostalgias

de ninguna manera aumentan la esperanza.

Hoy, a esta etapa de mi vida,

ya dejo esas cosas para esas “noches de entierro”:

la habitación a media luz…

Jamón Serrano, queso Manchego

y un buen vino tinto que alimente el recuerdo.

Si algún día la vez, párate, pero no te detengas.

Si tú la querías por fuera; yo la quería por dentro.

Yo amaba su alma; tú amabas su cuerpo.

Somos amigos, somos como hermanos,

Los dos la quisimos. Ninguno la tuvo

Los dos perdimos, los dos la olvidamos.

Copyright 2017 hablemos1poco.wordpress.com. Todos los derechos están reservados.

Anuncios